Pobres ecuatorianos votaron un Lenin y les salió un Macri, al final Moreno hizo bueno al monaguillo Correa
  
Cierto. Al final, "alguien vendrá que bueno que hará".